miércoles, 22 de mayo de 2013

Zapatitos de charol

He mencionado por ahí, unos tres o cuatro millones de veces, que para mí, el zapato perfecto es el Pigalle, de Louboutin, en su versión de charol negro. No se me ocurre quién puede no saber de qué zapato estoy hablando, pero por las dudas, les muestro; es este:
Sabiendo que esas bellezas no están a mi alcance, siempre traté de conseguir algún sustituto, es decir, algún otro par de pumps de charol negro, con taco stiletto; lo cual no es tarea fácil, créanme: o bien es imposible conseguir un zapato clásico entre todos los últimos gritos de la moda, o bien los que se consiguen son tan claramente berretas, mal pegados, mal cosidos y feos en general que me dan ganas de ponerme un par de Uggs instead.

Hasta hoy.

Hoy a la tarde, después de la oficina, me fui a dar una de mis nunca inocentes "vueltitas" por el centro platense. En realidad, tenía premeditado salir en busca de calzado: quería tratar de conseguir unas botas de montar que me gustaran y me quedaran bien (cosa que, hasta la fecha, NUNCA ha sucedido).

Me acordé de que había visto unas de Prüne en Dafiti el otro día, así que pasé por el local a verlas personalmente y probarlas.

Ya cuando entré, y me fui al sector de zapatos, el olor a cuero me nubló el juicio. Si hay algo que tienen que entender es que el olor a cuero me impide pensar racionalmente. Y entonces los ví, en uno de los estantes: unos pumps de charol negros, divinos, con una silueta bien pigalliana. 

"MÍOS", pensé, sin siquiera preguntar el precio (y sin importarme que, seguramente, rondaría el de estos otros con los que me había antojado hace unos días...)

Se los pedí a la vendedora, junto con las botas de montar (que, por supuesto, no me prendieron. Tengo las pantorrillas de Dwayne Johnson), y fue amor a primera probada. Me calzaban como un guante, se veían hermosos... no había dudas. Hubiera deseado uno o dos cm más de taco, pero con 10 cm están decentes.

Así que, finalmente, se vinieron conmigo. Y acá están:


No sólo el exterior se ve lindo, sino también el interior. Y tiene buenos detalles de terminación, como por ejemplo, un aplique de metal en la puntera, porque es donde los zapatos puntudos se estropean primero. Ese detalle lo vengo viendo en los modelos de esta marca desde el 2010 por lo menos.

También estaban en nude. Bien por Prüne, que finalmente nos ofreció dos hermosos clásicos.

Al fin conseguí mis pumps de charol. Felicidad.

2 comentarios:

  1. la modelito de zapatos, che... pareces Mirtha Legrand minus... toda ella :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que voy a empezar a incluir videítos en los posteos xD

      Eliminar