jueves, 1 de agosto de 2013

Compras poco habituales

Durante el mes pasado hice dos compras de calzado que se alejan completamente de mi "comfort zone", por así decirlo. Paradójicamente, la comodidad es el denominador común de estos dos pares (no, tranquilas chicas, no me compré Crocs).

Otra de las cosas en común que tienen estas dos compras es que fueron no premeditadas: andaba por ahí, y las ví, y bueno... una cosa llevó a la otra.

La compra #1 fueron unas hoodie sneakers de Nike. Botitas, bah. Con suela de zapatilla. Salí de la oficina un día, y no sé a dónde iba, pero pasé por una casa de deportes y las vi en la vidriera. Y pensé "son medio fuleras, pero deben ser híper calentitas; y son una alternativa a las zapatillas! Mmm... entremos..." Y así fue como las adquirí. Las estrené ese mismo día, pero olvidé vendarme los talones (las zapatillas nuevas siempre me ampollan los talones, y éstas, hoodie-whatever, no dejan de ser zapatillas, esencialmente); y me destrozaron los talones. 
Después de una semana de curarme las ampollas, y vendarme con cuidado, me las volví a poner, y ahí sí demostraron haber sido una buena compra: cómodas y muy calentitas.
De más está decir que no son aptas para días de lluvia, porque son de un material gamuzado, y andá a limpiarlo, después...




La compra #2 fueron unas botas de caña media de Hush Puppies; el modelo Brianne, para más detalles. Estaba dando vueltas en en Pasaje Rodrigo (un shopping pigmeo pero muy lindo en La Plata), buscando, en realidad, una fundita de silicona para el iPod. De pronto pasé por la vidriera del local de Grimoldi y las vi. "Uhm, necesito", fue el pensamiento inmediato, así que entré a probarlas.
Hacía un tiempo que estaba buscando unas botas más "tranquilas", aunque siempre que salía a comprar algo de tipo "de montar", fracasaba (cuando no me volvía con un par de pumps de charol...), porque las botas de montar claramente no son mi estilo. Pero éstas, con su módico taquito chino, me gustaron. Y cuando las probé, y dí unos pasos... ni lo dudé. Resulta que tienen cámaras de aire, por lo cual son la comodidad absoluta. Ayer las tuve puestas todo el día, caminé más de 20 cuadras y nada, ni una molestia.
Para mi gusto, le faltan 6 ó 7 cm de caña. La caña media es un invento poco feliz, a mi entender. Pero se los voy a perdonar.
Es mi primer par de calzado de Hush Puppies, y sin dudas no será el último. Las pagué un poco caras, pero valen cada peso. El cuero es una locura de bello.

 

Qué opinan?

4 comentarios:

  1. las primeras me encantan hace rato las quiero comprar
    las otras no me convencen, creo que te dije por pm, pero como era por el cel me mareo y despues no se que dije ni a quien ajajajajaja
    #peligro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si las comprás, vendate los talones #ConsejoDeAmiga

      Eliminar
  2. la comodidad ante todo! jajaaj yo tambien creo que las botas de media caña son un espanto, no se quien fue el vivo que las invento pero la pifio mal! yo tambien tengo dos pepes nuevos que me tiene loca de amor! besos!

    ResponderEliminar
  3. las botas segundas me gustaron :)
    http://sbr-fashion-fashion.blogspot.com/2013/08/summer-fav-with-sheinside.html

    ResponderEliminar